Evita

gal-madonna-11-jpg

Quienes vivían en Buenos Aires hace unos veinte años, recordarán el revuelo mediático, urbano y hasta un poco político alrededor de la filmación de Evita en la ciudad. Un musical con la reina del pop haciendo las veces de la reina de los descamisados puede no ser la idea de entretenimiento para cualquiera, pero lo cierto es que el film de Alan Parker resiste el paso del tiempo y sigue siendo una bellísima representación de la ciudad, su efervescencia y caos en épocas peronistas. Eso sí, no toda la película se filmó en suelo porteño: un tango en La Ideal, Madonna tomando un tren en Retiro, algunas calles de adoquines ambientadas para la época y, por supuesto, la famosisima escena desde el balcón de la Casa Rosada son fácilmente reconocibles; pero luego, el multitudinario velorio de Eva se lleva a cabo en…Budapest (¡!). Lo cierto es que más allá de preferencias políticas o musicales, Evita es una pequeña obra maestra: su impacto visual, ambientación, y el récord por mayor cantidad de cambios de vestuario de la protagonista son tan solo parte de un impecable retrato de una época. Madonna canta, baila y hace una pasarela de la ciudad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s