El maravilloso 29

“Tomarse un bondi” es algo que la mayoría de los porteños hacen a diario. Aunque a la compleja estructura de líneas se le contraponen frecuencias erráticas, móviles imposibles en hora pico y algún que otro chofer alocado, en algunos casos, subirse al colectivo puede tener ingredientes para ser, además de un transporte, un lindo paseo por la ciudad. Tal es el caso de la línea 29, que hace un recorrido como si de algún bus turístico se tratara. No tiene conductor que relate el paseo ni doble piso para ir con la cabeza afuera, pero sí circula por muchas de las principales atracciones de Buenos Aires.

1024px-Buenos_Aires_-_Colectivo_29_-_120227_155740Fuente: imagen por Barcex (Trabajo propio) [CC-BY-SA-3.0 (http://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], undefined

Su trayecto es relativamente largo: de La Boca a Olivos. Sur a norte. O norte a sur, dependiendo de donde se tome. Imaginemos que pasamos un lindo día en La Boca paseando por Caminito o Fundación Proa y necesitamos volver a casa. O mejor aún, pasear un rato más. Entonces subimos al 29 en Pedro de Mendoza. Para entrar en calor, primero pasamos por Parque Lezama, luego recorremos la calle -tal vez- más importante de San Telmo (Defensa), donde uno puede tranquilamente bajarse en Plaza Dorrego, visitar el Mercado del barrio o comprar antigüedades por ahí. Si decide seguir, tendrá una visual inigualable de un Puerto Madero que no para de crecer, hasta rodear la Casa Rosada y llegar al centro. Una vez ahí, se pueden ver algunos de los edificios más lindos de la ciudad sobre Diagonal Norte. Esta zona, por la que solemos pasar en el ajetreo diario esquivando millares de trabajadores, tiene otra mística desde el colectivo, especialmente si es de noche y se mira por la ventana todas esas terrazas iluminadas que solemos ignorar cuando el sol aún alumbra.

291

Luego de pasar el microcentro (Plaza de Mayo y todos esos históricos edificios a su alrededor incluidos), como no puede ser de otra manera, esta línea pasa por el ícono porteño por excelencia: el obelisco. Acto seguido hace presencia por plaza Lavalle, y aunque Tribunales lo ve de una cuadra más allá, le pasa por al lado a uno de los edificios más importantes de la ciudad y de la cultura: el Teatro Colón. Esta visual de veredas entre Tribunales y el Colón se invierte si el recorrido es al revés. En todo caso, si pasa por Plaza Lavalle, siempre habrá un edificio increíble para observar.

Tras un recorrido por Av. Córdoba que pasa frente a esa oda al eclecticismo que es el edificio de Aguas Argentinas, se mete por callecitas de Recoleta y Palermo para emerger ya cerca del Jardín Botánico, camino a Belgrano. Allí hace su paso por las hermosas e históricas Barrancas, entrando a la meca de la comida asiática que es el Barrio Chino. Habiendo hecho todo el recorrido seguido o subido en alguna parada, uno puede continuar por la ancha Libertador hasta provincia, como preparándose para tomar una cerveza frente al río antes de emprender el camino de vuelta.

292

No siempre es un placer subir al colectivo, pero si prestamos atención podemos aprovechar el paseo que cada recorrido nos depara. En el caso del 29 no nos alcanzan las dos manos para contar la cantidad de lugares importantes de la ciudad que atraviesa. Es por eso que podemos hacer de guías expertos de Buenos Aires y decirle a cualquier turista que se ahorre unos $300 de bus turístico, y se tome este colectivo. O también puede ser un secreto bien guardado, a una SUBE de distancia.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s