Parque de la Memoria

En la ciudad hay varios espacios de memoria y reflexión respecto al terrorismo de Estado llevado a cabo durante las décadas del 70 y 80. En general, se trata de lugares que fueron sede de centros de detención y tortura que más tarde se convirtieron en museos, centros culturales o simples recordatorios de lo que allí sucedió y la necesidad de recordar una de las etapas más oscuras de la nación.

Un poco diferente es el caso del Parque de la Memoria, que no se ubica en un lugar con tal historial, pero funciona igualmente como espacio para rememorar. Emplazado en un amplio espacio verde frente al Río de la Plata, el parque se terminó de inaugurar durante el Kirchnerismo, aunque no sin controversias, y hoy su día a día no es particularmente pacífico: está agobiado por problemas de financiación y amenazas de cierre que imposibilitan la puesta a punto el proyecto original que se tenía para el sitio.

Sin embargo, si nos centramos en lo que ocupa hoy el predio, se trata, como mínimo, de un lugar muy interesante de la Capital. Tiene, para empezar, una ubicación única que, aunque no es casual por el lamentable rol del río en la desaparición de personas, le otorga un aire muy diferente al resto de la ciudad. Por otro lado, cuenta con ocho esculturas de primer nivel al aire libre que conceptualizan y ejercitan la memoria a la vez que embellecen el ya de por sí privilegiado paisaje.

El monumento central, compuesto de placas con los nombres de aquellos desaparecidos que han sido de alguna manera u otra reconocidos como tales, es imponente, solemne y sirve de guía para el visitante. Además, el predio cuenta con una sala de exposiciones temporales y un centro de datos donde se puede acceder a información histórica y relacionada a los desaparecidos contabilizados en las paredes del memorial central.

[layerslider id=”59″]

Para el visitante casual, interesado estrictamente en transitar el espacio y hacer un recorrido histórico, el Parque de la Memoria puede ser un hallazgo, tanto por su belleza visual como por su significativo contenido. Para aquellos que visitan por tener un amigo, familiar o conocido que haya caído víctima del terrorismo de Estado es un lugar que retoma temas e historias de lo más dolorosas. En ambos casos, lo que no se puede negar es que no se trata de un lugar cargado de historia en sí mismo, sino que es la construcción de un espacio ligado a recordar e incentivar la memoria. Y para eso, quizás, no hay mejor lugar que alejados del ruido y la convulsión de la ciudad, en un recreo de la Buenos Aires de todos los días, contemplando una postal del río atípica, y que también -inevitablemente- lleva a la reflexión.

Información útil

Dirección: Av. Costanera Norte – Rafael Obligado 6745 (pegado a Ciudad Universitaria).

Como llegar: Líneas 28, 33, 37, 42, 45, 107, 160. Tren: Belgrano Norte – Estación Scalabrini Ortiz.

Horario general: Todos los dias de 10 a 19hs. Los horarios varían levemente según temporada y día de la semana. Además, suele permanecer cerrado los días de lluvia.

Visita guiada: Fines de semana y feriados a las 11:00 y 16:00, es sumamente recomendada para recorrer la historia del parque, sus esculturas y su situación actual.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s