Starbucks notables

Por Lu

Si hay algo que caracteriza a Buenos Aires son los cafés, esos lugares íntimos, tradicionales, bien de barrio. Sin embargo, durante la última década la moda gourmet palermitana comenzó a dar un tinte diferente a la experiencia de “tomarse un cortado”. Palabras en inglés se sumaron a las pizarras y sabores que asemejan más a productos de heladería que a cafeterías se impusieron en los consumidores ávidos de probar algo nuevo. Tal vez es por eso que que cuando desembarcó Starbucks en Buenos Aires hubo muchas opiniones encontradas.

El gigante yanqui trajo aparejado un sinfín de nombres nuevos para el café junto con una amplia inversión de capital. Y así llegó el día en que la ciudad se encontró copada por locales de la marca. Lugares estratégicos en el corazón de la ciudad y en el casco histórico, pero también antiguas residencias, locales en venta y sucursales universitarias se vieron alterados por los colores de la famosa cadena norteamericana.

Si bien la mayoría de las veces la transformación de bellos edificios para fines comerciales cae en el crimen de la deformación o, en el peor de los casos, la demolición de espacios arquitectónicos inigualables, Starbucks ha tomado la sabia decisión de mantener cierta estética concordante a la edificación original en los locales que poseen valor artístico y patrimonial. También logró recuperar y restaurar ciertos lugares que estaban cerrados al público (por ser residencias privadas o fuera de funcionamiento), adaptando a la decoración de estos locales muebles, arañas o espejos antiguos sin dejar de lado su característico toque moderno. Tres ejemplos de esto son:

20140211_190616

Local San Telmo – Humberto Primo 360: En el punto más concurrido de San Telmo, Starbucks se instaló en la esquina de Defensa y Humberto Primo, en diagonal a la Plaza Dorrego, lugar que anteriormente se dedicaba a la venta de antigüedades. Como rastro del negocio que lo antecedía se conserva un hermoso vitral, pequeñas arañas de techo, la entrada original y amplios ventanales que son el gran atractivo del lugar. Aunque este local se convierte en un imán para los turistas los fines de semana, el momento ideal para disfrutar de un café, sentados en algunas de las mesitas que rememoran los antiguos bares del barrio, es el horario de la tarde durante la semana laboral.

DSC_0622

Local Monserrat – Av. Belgrano 601: Quizá la adquisición que más dio que hablar, con varias idas y vueltas con el Gobierno de la Ciudad por la efectiva habilitación del local, Starbucks decidió devolver a la vida a la -cerrada por años- planta baja del histórico edificio de la esquina de Belgrano y Perú. Diseñado por el arquitecto Otto Wulf, es una joya de principios de siglo pasado que originariamente iba a ser sede de la delegación diplomática del imperio astrohúngaro. Este plan nunca llegó a ver la luz, pero Starbucks -casi un siglo después- invirtió en el lugar, abriéndolo al público y convirtiéndolo en una de las sucursales de la cadena más lindas y menos concurridas (lease más tranquilas) de la Capital.

DSC_0602-600x707

Local Belgrano – Elcano 3179: Rodeado de residencias señoriales, la sucursal de Belgrano R ocupa una espaciosa casa de estilo inglés de dos pisos. Cada “ambiente” está ocupado por muebles que simulan livings y comedores. Además, cuenta con un pequeño patio y salones con amplias mesas que atraen a los estudiantes y freelancers. Todo está dispuesto como para darle ganas a uno de quedarse a vivir ahí. Desde las espléndidas arañas hasta los aparadores antiguos parecieran pertenecer a los previos dueños del lugar, sin embargo se mezclan perfectamente con cantidad de notebooks y tablets que son obligatorias en la mano del cliente habitual de la marca.

Starbucks no venderá el café más rico ni -mucho menos- el más barato, pero sí ofrece un ambiente relajado, buena conectividad a internet (importante para aquellos que van a trabajar) y mesas disponibles. Y en el caso de los locales mencionados da un plus: logra que no solo estemos tratando de enganchar la señal de wifi sino mirando a nuestro alrededor, alimentando nuestra visión mientras nos deleitamos con un muffin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s